La revuelta de las Alpujarras, 450 años después (1)

Hace justo 450 años que se inició una de las guerras más cruentas dentro del territorio peninsular. La contienda se inició con el alzamiento de los moriscos. el día de Nochebuena de 1568, si bien desde hacía meses que se estaba planificando. Los cristianos nuevos se sentían presionados debido a las distintas medidas represivas que las autoridades civiles y eclesiásticas estaban desarrollando en dicho territorio. La intranquilidad se vio acrecentada cuando el rey mandó publicar la pragmática contra los usos culturales de los moriscos en enero de 1567. Hay que tener en cuenta, además, que esta zona geográfica poseía una historia peculiar. No se trataba de un territorio conquistado plenamente por los Reyes Católicos, sino que su inclusión en la corona vino dada por una negociación con Boabdil. En ellas se indicó que él gobernaría las Alpujarras, aunque bajo el control de los reyes castellanos. Así fue hasta el octubre de 1493, cuando marchó a África, momento en el que los monarcas compraron y poseyeron definitivamente el terreno. Este hecho produjo que no se diera una verdadera repoblación castellana de las tierras serranas de Granada, sino que se mantuviera la población de origen islámico que vivía allí antes de la conquista. Tales hechos derivaron, pues, en una alta concentración de conversos que aglutinaba, en su seno, a gran cantidad de rebeldes aliados con tropas berberiscas, conocidos como los monfíes, mudéjares bandoleros que vivían en los escarpados montes granadinos.

Ante la escalada de odio producida por el intento de deculturación mediante la citada pragmática de 1567, que reducían las costumbres moriscas casi hasta anularlas, los cristianos nuevos más ricos e influyentes del reino, esencialmente los de las zonas del Albaicín y las Alpujarras, se reunieron para tratar de llegar a una solución negociada con la Corona. Estas conversaciones fueron infructuosas. Hubo un primer conato de insurrección, el Jueves Santo de 1568, del que fueron avisadas las distintas autoridades civiles y eclesiásticas, por lo que fue fácil de sofocar. Tras su pacificación, el ímpeto de los líderes insurrectos no se detuvo y éstos continuaron insistiendo en la necesidad de llevar a cabo una guerra, un alzamiento a mayor escala, que se decidió iniciar esa misma Navidad. Fueron liderados por Aben Humeya, a quien se escogió por ser considerado el representante del linaje califal por la línea más señera. En esta segunda insurrección los moriscos prestaron mucha más batalla de la esperada, al poseer un contingente de población mayor que los cristianos viejos, no sólo por el gran número de insurrectos, sino también porque pudieron recibir ayuda desde Argel, Túnez e, incluso, Constantinopla, tal y como especularon los propios cronistas. Visto el peligro que esto suponía para la estabilidad del reino, Felipe II decidió poner al frente de los ejércitos a su hermano, don Juan de Austria, quien fue el encargado de sofocar definitivamente el alzamiento. Tras esta victoria el monarca decidió deportar a los moriscos granadinos que sobrevivieron y diseminarlos por la geografía hispánica, intentando que así tuvieran más complicado volver a tejer redes de comunicación entre ellos. Después de esta batalla, la imagen de los cristianos nuevos de moro empeoró considerablemente, creciendo las voces que clamaban su expulsión


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.